domingo, 10 de junio de 2012

Capitulo 9: "El bosque de la agonia"


Un cordial y caluroso saludo a todos mis colmillo hoy les traigo un nuevo capitulo de mi fic, cada dia tengo mas seguidores y eso me hace feliz, muy bien sin mas los dejo con el capitulo que lo disfruten 



 Capítulo 9: “El bosque de la agonía”

…Como te atreves…destruiré todo lo que te haga feliz…enviaré a la bestia de la destrucción nada quedara en pie… ¡levántate ya bestia del caos!
            Aquel día se escuchó un aullido en todo el abismo, un horrendo sonido que desgarró las montañas cerca del palacio de la oscuridad, era el despertar de una horrible bestia, un cazador con una sola presa, Kazel.

-Kazel: Nunca imaginé que en este lugar hubiesen tribus diferentes, los hombres del desierto son muy astutos.
-Daein: demonio aun te falta mucho por conocer de este lugar, tan solo mira allá

            Alzaron la vista al horizonte, a lo lejos se veía una gran extensión oscura, un bosque de sombras estaba frente a ellos.

-¿Qué es eso?, parece un gran bosque pero está muerto.
-Así es, este gran bosque como todos en el abismo fue corrompido cuando los demonios tomaron este lugar, quien sabe que criaturas viven ahora en ese lugar.
-Aun así ese lugar está llamándome, vamos a entrar hechicero.
-Muy bien vamos allá.



            Siguieron adelante y se adentraron en el oscuro bosque, apenas si podían ver, los árboles muertos eran tan altos que cubrían la luna carmesí que siempre los iluminaba, Kazel miró a su alrededor, mientras avanzaban por un sendero, todo era tan extraño, árboles muertos, suelo gris casi como ceniza y la extraña sensación de que algo los observaba hace tiempo.

-Siempre alerta hechicero, puedo sentir a las criaturas de este lugar, pero…
-… ¿pero?...
-Hay algo más y ya sabe que estamos aquí.
-Estaré atento… ¡”Lumia”!

            Las luces del hechicero llenaron el sendero de los viajeros, sin embargo mostraron algunas bestias que huyeron como sombras en la noche, siguieron caminando y Kazel comenzó a sentir otras presencias en los árboles y entre la sombría vegetación.

-¡Muéstrense!, ¡Somos viajeros no queremos problemas!

            El silencio reinó por un momento y de pronto un centenar de flechas los rodearon, luego de las alturas cayeron unas redes.

-Daein: “Ignis”
-Kazel: detente, no tienen malas intenciones
-Daein: estamos en una red demonio, ¿has perdido el juicio?
-Kazel: tranquilízate, todo estará bien, confía en mí.
-Daein: está bien.

-¡¡Guarden silencio, estas son nuestras tierras, solo saldrán de aquí sus cabezas!!, haaaaaaar!!

            Luego de las palabras se escuchó un gran estruendo en todo el bosque, el grito de todo un ejército en los árboles, luego bajaron, no pudieron identificarlos, llevaban largas capas negras, con un broche en forma de hoja, armados con arcos y dagas. En silencio y sin mirarlos los llevaron a una enorme cascada, el líder se acercó a ellos con una daga en su mano.

-Aquí serán ejecutados, en el nombre del bosque y cada criatura, nadie puede entrar aquí, nuestro hogar esta corrompido pero aun es nuestro y de nadie más.
-Kazel: ¿sabes?, si lo deseo podría liberarme y acabarlos a todos, pero no estoy interesado en derramar la sangre de los habitantes de este lugar.
-ajajajaja, la muerte siempre nos da una sonrisa



            Se descubrió la cabeza para mostrar un blanco y largo cabello, se acercó a Kazel y puso la daga en su cuello.

-¡Apúntenlo!

            Todos apuntaron sus arcos hacia el demonio al borde de la cascada y la joven le brindo una sonrisa.

-Haber, libérate si eres tan fuerte…
-Muy bien

            Le brindó una sonrisa y extendió sus alas con fuerza, de inmediato muchas cadenas atraparon a los arqueros y lanzo a la joven contra una roca, mientras liberaba toda su energía para avanzar hacia ella, hizo aparecer su hoz sobre la cabeza de la joven. De pronto ella sintió un terror que nunca había sentido antes, soltó su daga queriendo correr, pero estaba petrificada al borde del final.

-Ahora ¿quién es el asesino?...muere…
-aaaaaaaaa!!

            Detuvo su hoz a centímetros de su cuello y la miró con una sonrisa al mismo tiempo que hizo desaparecer su hoz y liberó a los soldados.

-Este es mi poder, sin embargo no somos enemigos, quítense sus capas y díganme quienes son.

            La joven aun sorprendida guardo silencio y miró a sus arqueros, aún estaba asustada, pero a la vez sorprendida, frente a ella tenía a un demonio, sin embargo este no era como los que siempre acostumbraba ejecutar, este podría destruirlos a todos si se lo propone, debía ser cuidadosa, incluso esta podría ser una trampa los demonios están acostumbrados a eso.

-¡Descubran sus rostros!, nos hacemos llamar las sombras del bosque, mi nombre es Saria y soy la líder de esta gente, este es nuestro hogar.

            Los viajeros observaron cómo bajo las capas para su sorpresa, había jóvenes, mujeres, ancianos, incluso niños.

-Kazel: Mi nombre es Kazel, antiguo sirviente del señor oscuro, sin embargo ahora viajo para encontrar a alguien y tanto el cómo sus sirvientes son mis enemigos.
-Daein: Yo soy Daein hechicero del antiguo reino, soy un superviviente de la corrupción de los demonios, me da gusto saber que los habitantes del antiguo bosque sagrado siguen con vida.
-Saria: ¿el antiguo reino dices?, ¿aún hay sobrevivientes?, o sea que no solo somos nosotros.
-Daein: La gente del desierto también vive, en estos momentos le hacen frente a los demonios en el desierto.
-Kazel: Si luchamos juntos podríamos vencer a los demonios, yo mismo acabaré con todos ellos.
-Saria: Acompáñenme deben contarme más, mi gente les da la bienvenida.

            La joven se adelantó con algunos de sus hombres, debía ser cuidadosa, podrían ser muchas mentiras, debían mantenerlos vigilados. Bajaron por un sendero a los pies de la cascada y caminaron por unas rocas, tras ella una gran cueva y avanzando por un túnel llegaron a una pequeña aldea con chozas de madera y para su sorpresa arboles verdes llenos de vida.

-Kazel: e-es sorprendente…este lugar está lleno de vida, no lo alcanzo la corrupción.
-Daein: no puedo creerlo…un lugar así
-Saria: ¿sorprendidos?, este lugar oculto quizás sea el último en todo el abismo

            Entraron a una casa construida a los pies del árbol más grande de toda la aldea, en el centro vieron a una anciana que plantaba algunos árboles en pequeñas vasijas de barro.

-Saria: Gran sabia de la aldea, he traído a estos visitantes, un demonio y un hechicero del reino antiguo.
-Anciana: Tú…tú…acércate demonio, muéstrame tus ojos.
-Kazel: …

            Kazel se inclinó ante la anciana, que observaba sus ojos, estaba algo asustado podía presentir la inmensa sabiduría de la anciana, sabía que ella podía ver algo que los otros no, la anciana se apoyó en su bastón y miro las plantas.

-Has recorrido un camino largo y ya no eres quien eras hace mucho tiempo, quieres cambiar y buscas algo, no lo encontraras aquí pero este lugar es una etapa de tu camino, siéntate Kazel y tú también Daein, hoy mi pueblo y los espíritus de este lugar escucharán tu historia. 

-Kazel: L-lo sabe todo…incluso mi nombre y de donde provengo…les contaré…

            Se sentó y observó como todos los habitantes se reunían para escucharlo, también sintió la presencia de los espíritus danzantes por toda la habitación, conto su historia con mucha sinceridad y calma, como si los conociera de toda la vida, todos miraban sorprendidos algunos hasta podían sentir su tristeza.

-Saria: has sufrido mucho, sin embargo tu viaje es largo por lo que veo
-Anciana: y estará lleno de grandes enemigos, los sirvientes del señor de la oscuridad son muy fuertes.
-Kazel: No temo, mi razón es la más fuerte, no me rendiré ante nadie.
-Saria: Espero que la confianza que mi pueblo te ha depositado no sea errada, ¡Todos darles la bienvenida!

            Siguieron sentados junto a la anciana, al mismo tiempo que los habitantes traían alimentos y se sentaban a comer, conversar y reír, eran como una familia desde el más anciano al más joven todos juntos, Daein hizo un conjuro de fuego para hacer una hoguera y se sentaron junto a ella a charlar. Kazel escucho todas y cada una de las historias que contaban, le encantaba oír historias, pensó que cada vida vale la pena, todos tienen tanto que contar y han vivido tanto, otras historias lo hacían reír a carcajadas. La gente lo miraba sorprendido, jamás habían visto reír a un demonio y que además no siembre el terror. Por un momento Kazel deseó vivir en ese lugar, con esa gente y Esmeralda para siempre.
            De pronto sin que nadie lo esperara, se escuchó un desgarrador aullido seguido de un gran estruendo, de la nada todo el bosque oscuro comenzó a arder.

-¡¡¡Fuego!!!, ¡¡¡Fuego en el bosque sagrado!!!



            Una bestia se alza ente el bosque, un cerbero negro con hambre de destrucción, 3 cabezas y llamas negras en su espalda, todo arde en el fuego de la destrucción.

…e-está aquí…el cerbero del infierno…y viene por mi…

Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada